Y tú, ¿de quién eres?

vástago

(30/6/2012) Leo, con cierta sorpresa, en las páginas culturales de un prestigioso diario, que una hija del escritor español del siglo XIX, Manuel José de Larra, fue la autora del primer fraude piramidal del que se tiene noticias en España. Como ven nada hay nuevo bajo el sol.
Baldomera Larra se llamaba la mujer, que “gracias” a aquel atraco, popularizó su nombre en canciones de época y aleluyas, haciéndose famosa. ¿Les suena?
Y ahora que se cumplen trescientos años del nacimiento de Jean Jaques Rousseau, que abandonó en el asilo a sus cinco hijos, mientras predicaba sobre las bondades de la niñez en su “Emilio o De la educación”, pues mira por donde me ha dado por querer enterarme de los vástagos de los escribas. A otros les da por cosas más raras.
Con este criterio, y sin pretender agotar el tema, allá va el curriculum vitae de algunos escritores.
Los hay que llegaron a ser presidentes, otros que se quedaron en afamados guerrilleros, otros en científicos o artistas consumados, otros siguieron el oficio de la pluma como sus “papis” y, los más, pasaron sin pena ni gloria por la vida. Como usted y como yo.
Chicho Sánchez Ferlosio, cantautor, y Rafael Sánchez Ferlosio, autor de “El Jarama”, todo un referente en la novela social española, eran hijos del escritor falangista Rafael Sánchez Mazas, cuya vida fue novelada por Javier Cercas en “Soldados de Salamina”.
Antonio Riber i Jordá, “padre” de la ufología en España, era hijo del escritor Ignasi Ribera-Rovira, autor muy vinculado a Unamuno.
Ramón del Valle Inclán, poeta, dramaturgo y novelista español, era hijo del escritor galleguista Ramón del Valle Bermúdez.
Andrew Huxley, premio Nobel en Fisiología y Medicina en 1963, tuvo como padre al escritor Leonard Huxley autor, entre otras obras, de la archifamosa “Un mundo feliz”.
El autor de “La Dama de las Camelias” Alejandro Dumas hijo, lo era de Alejandro Dumas ( “Los tres mosqueteros”, “el Conde de Montecristo”, etc.) que no reconocería su paternidad hasta que aquel alcanzó los siete años de edad.
El guerrillero del Che Guevara, Jorge Vázquez Viaña, alias el Loro, era hijo del escritor boliviano Humbert Vázquez-Machicado. Mientras que el mítico guerrillero, también boliviano, Guido Alvaro Peredo Leigui (Inti), lo era del escritor Rómulo Peredo, director del Diario El Imparcial de Cochabamba.
Benjamin Disraeli, primer ministro británico y destacado escritor, fue uno de los retoños que tuvo el escritor y erudito Isaac D´Israeli de origen sefardí -sus ancestros habían sido expulsados de España en 1492-, autor de “Curiosidades de la Literatura” obra que gozó de gran popularidad en el siglo XIX y de la que se harían muchas ediciones.
El actor Luis Ciges, uno de los grandes secundarios del cine español, era hijo del escritor Manuel Ciges Aparicio, miembro menor de la generación del 98, y sobrino de Azorín.
El padre del arquitecto y urbanista Casto Fernández Shaw , autor de obras como el Coliseum de Madrid, fue Guillermo Fernández Shaw, libretista de zarzuelas, y poeta que recibió la Legión de Honor francesa.
El poeta, dramaturgo y crítico literario Thomas Stearns Eliot, premio Nobel de Literatura y una de las cumbres literarias en lengua inglesa, era hijo de la escritora Charlotte Champe Stearns.
El escritor Bernanrdo Víctor Carande, finalista del premio Nadal en 1974 con la novela “Suroeste” y del Premio Planeta con “El abalorio”, fue uno de los vástagos que tuvo el también escritor Ramón Carande a quien se considera una autoridad en la historia económica española.
Afonso Taunay, uno de los grandes historiadores brasileños del siglo XX, era hijo del escritor Alfredo d´Escargnolle Taunay autor, entre otras obras, de “A retirada da Laguna” , todo un clásico en la literatura brasileña.
El poeta y compositor Jaime Dávalos, tuvo como padre al escritor argentino Juan Carlos Dávalos, autor del cuento corto “El viento blanco”, y de “Los casos del zorro”, fábulas infantiles con personajes autóctonos.
Juan Luis Sanfuentes, presidente de Méjico de 1915 a 1920 era hijo del escritor Salvador Sanfuentes, autor de obras históricas y sobre todo poéticas como “Caupolicán”, “Leyendas y obras dramáticas” y “Taudo o memorias de un solitario”.
El artista plástico brasileño Ernesto Meyer hijo, lo era de la escritora Rachel Liberato Meyer, autora del libro “Una niña de Itajaí”.
Georges Courteline, poeta, dramaturgo y escritor satírico francés tuvo como padre al también escritor satírico Jules Moinaux -más conocido por su seudónimo Désiré Moinaux-.
El doctor en derecho, don Mariano Azuela, maestro de poetas como Pancho Liguori, era hijo del escritor homónimo, el mejicano Mariano Azuela, autor de “Los de abajo”, cuyo argumento se desarrolla en plena Revolución Mexicana.
Bernward Vesper, autor de “Die Reise”, y que casó con Gudrun Ensslin, una de las fundadoras en Alemania de la Banda Baader-Meinhof, era hijo del escritor pronazi y crítico literario Will Vesper.
Eduardo Haro Ibars, letrista de la Orquesta Mondragón y uno de los personajes más significativos de lo que se llamó la Movida Madrileña era hijo del escritor Eduardo Haro Tecglen.
Patrick Süskind , autor de “El perfume. Historia de un asesino” -best-seller traducido a más de cuarenta lenguas- era hijo del escritor expresionista alemán Wilhelm Emanuel Süskind.
Rodrigo Asturias líder de la Unidad Revolucionaria Guatemalteca (URNG) y candidato a presidente tuvo como padre al premio nobel de literatura Miguel Ángel Asturias.
Y ya para terminar, aunque este tema sería inagotable, el filósofo y ensayista español José Ortega y Gasset era hijo del escritor José Ortega y Munilla y nieto del vallisoletano José Ortega Zapata que colaboró en El Norte de Castilla durante un año.
……………..
Visto lo visto, y dada la progenie que han tenido muchos plumíferos, uno concluye que entre los cinco huérfanos abandonados por Rousseau en vete a saber qué asilo de París, habría alguno que heredaría los gustos literarios o filosóficos de su padre. ¿O no?
No lo sabremos nunca.



Deja un comentario