Power Point y estupidez

 

powerp

(30/10/2010) La noticia ha corrido como la pólvora.
-¡Luis!
-¿Qué?
-Que dicen que el Power Point te vuelve estúpido…
Luis se mira en el espejo.
-No puede ser, Miguel, con los Power que tú y yo llevamos encima ya estaríamos bajo sospecha.
- Tú, yo y todo el personal. Ya sabes, en los tiempos que corren, o das una conferencia en Power Point o te la dan. No hay escapatoria.
- Pero ¿quién es el que ha encendido la mecha? Porque lo que me dices es una bomba.
- El incendiario es Franck Frommer, un periodista francés que ha publicado un libro cuyo título traducido es “El pensamiento Power Point: indagación sobre este programa que te vuelve estúpido”.
Luis vuelve a mirarse en el espejo. Aparte de las bolsas, las patas de gallo y la mirada bovina, nada de particular, piensa.
- Bueno, no será para tanto. Aunque hay que reconocer que el programa de Microsoft se las trae.
-¿Se las trae? ¿Qué quieres decir?
- Hombre, Miguel, estarás conmigo en que siempre hay unos diez minutos tontos esperando a que el aparato funcione, que muchos conferenciantes se limitan a copiar imágenes de Internet y que todo su discurso consiste en pegar un texto que los asistentes tienen que leer…
- Bueno, bueno. Pero, al menos admite que es un chollo para el conferenciante: ningún razonamiento para convencer al auditorio, ninguna capacidad de oratoria para encender al oyente. Hasta un burro puede dar una conferencia. ¿O no?
- Si te pones así.
- Pero la mayor ventaja es que quien lo utiliza, y esto es algo que corrobora el periodista aludido, no se siente responsable de lo que dice. Sobre todo cuando tiene que hacer una presentación organizada por la empresa. Como lo único que hace es repetir en distintos foros la proyección, considera que no le compromete en absoluto.
- Pues tampoco es eso. Que cada cuál es responsable de sus propias palabras.
-¿Qué palabras? Luis ¿qué palabras? ¡Imágenes!, ¡imágenes! es lo que quiere la gente aunque no tengan nada que ver con lo que se está diciendo. Nada de arquitectura oral. ¡Imágenes! ¡la dictadura de la imagen!
- O sea que como dijo Marshall McLuhan “el medio es el mensaje”. Que predomina la forma sobre el contenido. El adorno sobre la información. Que interesa más la exhibición tecnológica que la demostración y el razonamiento.
- ¡Claro!, Luis, ¡claro! Y dicen que no es el único autor que advierte sobre los peligros de estupidez a los que conduce el invento.
-¿Más autores?
- Sí, Edward Tufte, profesor emérito de la Universidad de Yale, achacó al famoso programa el que los ingenieros de la NASA no se percataran de informaciones esenciales que podrían haber evitado la explosión de la Nave Columbia.
- Me los imagino, Miguel. Ingenieros anestesiados en una sala oscura, atentos a una pantalla y consumiendo ingentes cantidades de diapositivas hasta la saturación. A mí me ha pasado en alguna ocasión.
- En fin. Colega. Aprendamos la lección. Por mi parte la próxima vez intentaré prestar menos atención al embellecimiento de las imágenes y más al contenido. Pero lo que es abandonar el Power Point, nada de nada…Que la imagen es el mejor apoyo cuando uno no tiene nada que decir. ¡Y esto ocurre tantas veces!
-Con el Power Point hasta el más tonto da una conferencia ¡Que me lo digan a mí!



Deja un comentario