Tenorio Versus Halloween

teno

(10/11/2009) Imaginen. Primer día de Noviembre. Bromas macabras. Espadas y peleas. Teatro. Disfraces. Sudarios. Calaveras. Fantasmas. Miedo.

Alguien pensará que me estoy refiriendo al día de Haloween, esa fiesta importada a la vieja Europa gracias a la globalización cultural que nos invade y que algunos inadaptados, ¡pobres!, sufren un año sí y otro también. Pues no. No me estaba refiriendo a Halloween.  Les estaba hablando del Tenorio. Del Tenorio de don José Zorrilla que antes, mucho antes de que arribase a España la fiesta anglosajona de marras fue el Halloween particular y doméstico de nuestros padres, abuelos y bisabuelos.
Uno que es o intenta ser cosmopolita, aunque dentro de un orden, sugiere que deberíamos comenzar potenciando más lo nuestro para luego abrazar como se debe lo foráneo. Y en este mestizaje que propongo, el Tenorio, el don Juan Tenorio de Zorrilla tendría mucho que decir.  Mucho que aportar a la fiesta.
Una de las traducciones de la palabra Halloween, que en esto los diccionarios de traducción anglo-españoles no se ponen muy de acuerdo, es la de “muertos vengan a mí” (otras son “Fiesta de todos los muertos”, “Víspera del día de Todos los Santos”, “Noche de brujas”…). Pues bien. Aceptado lo anterior, reconocerán conmigo que en esto de increpar a los muertos el Tenorio, nuestro Don Juan Tenorio, lleva más de cien años de ventaja, pues el pendenciero protagonista se atrevió, incluso, a invitarlos a cenar con sus amigotes: 

“Yo a nada tengo pavor,
tú eres el más ofendido,
mas si quieres te convido
a cenar, Comendador…”

Imagínense. Un muerto -el Comendador- invitado a la cena y un fiambre que, lejos de eludir tan macabra  propuesta,  se presenta a eso de las 12 con un ¡tam!, ¡tam!, ¡tam! ¡tam! que ni la  Quinta Sinfonía de Beethoveen con el Destino llamando a la puerta.
Por eso, ahora que Ángela Hernández y Paz Altés están programando actividades en la Casa natal del autor del Tenorio, con gran dedicación y mayor éxito (que todo hay que decirlo) no sería mala idea que aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid , o sea el éxito que va tomando entre la gente joven la fiesta de Halloween, presentasen un montaje fantasmagórico (el Grupo Azar Teatro ayudaría un montón) invitando a cenar a costa del Consistorio a alguno de los enterrados en el Cementerio del Carmen. El mismo Zorrilla que está en el Panteón de Hombres Ilustres, seguro que se prestaba a la representación pues de él surgió la idea y hay que ser consecuente, amigo.
Tras la invitación, la cena. Y a eso de las 12 -o las 2 de la mañana que al personal nos gusta alargar la velada y más cuando se trata de una juerga-, se apagarían todas las luces y, muertos de miedo, entre risas nerviosas y brindis desvergonzados oiríamos la voz cavernosa de don José Zorrilla increpando desde ultratumba al alcalde: 

“Al sacrílego convite
que me has hecho en el Panteón
para alumbrar tu razón
Dios asistir me permite.
Y heme que vengo en su nombre
a enseñarte la verdad;
y es: que hay una eternidad
tras de la vida del hombre”.

Y luego que cada cual se desmadrase lo que pudiese. Que en eso consiste la fiesta.
Ventajas de la parodia: más de uno se enteraría de que José Zorrilla no es sólo el nombre de un Estadio de Fútbol o el del Paseo más hermoso de la ciudad. Que ya son ventajas. 



Una Respuesta a “Tenorio Versus Halloween”

  1. Rafa Pardo dice:

    Siempre nos limitamos a copiar como papanatas las modas que nos vienen de fuera, y sobre todo si vienen con marchamo ‘Made in Yanquilandia’. Los niños de hoy día se saben todo lo de Halloween: calabazas, disfraces, peticiones de dinero o caramelos…. gracias al bombardeo de películas, series de TV, telediarios, etc…
    Ciertamente la culpa la tenemos nosotros, los digamos ‘mayores’ por ser unos dejados y confiar más en lo extranjero que en lo nuestro. Mis padres se sabían trozos enteros del Tenorio de Zorrilla (sin haber ido a la escuela ¿eh?) pero yo soy incapaz de recordar más allá de 3 o 4 lances poéticos de la obra., y mis hijos… prefiero no pensarlo.
    En todo caso, los yanquis son unos sosianas. ¿O es que acaso es preferible, la amenaza bobalicona de ¿truco o trato? (trick or treat?) que aquella que yo cantaba de pequeño a primeros de mayo?.
    “Cruz de mayo, cruz de mayo
    si no me da una perra,
    le piso un callo”
    Al menos la nuestra tenía mucha más gracia.
    Un abrazo
    Rafa

Deja un comentario